Llega la Navidad!

Queda muy poco para notar en el aire y en las calles que llega la Navidad.

Para muchos la Navidad se ha convertido en una época triste del año, porque faltan algunas personas queridas en la mesa y porque se acumulan gastos que en ocasiones las familias no se pueden permitir.

A pesar de todo esto, cuando hay niños en las casas, todos hacemos un esfuerzo por sacar la magia y la ilusión de donde sea para que ellos puedan disfrutar en su infancia.

Los gastos cuando llega la Navidad

Tras pasar la famosa cuesta de Septiembre, con los libros, materiales y ropa, empezamos a poner nuestro foco en la Navidad, generando una ansiedad innecesaria y ahora te explicaremos porqué.

¿Cuánto gastas en Navidad? ¿Te lo puedes permitir? ¿Sacrificas otras necesidades?, seguramente la respuesta es que gastamos más de lo que podemos a costa de quitar otras cosas necesarias o de ir arrastrando esos gastos gran parte del año.

– Las cenas y comidas

Jamones, gambas, cordero, bombones, vinos, todo lo mejor para los nuestros, pero hay muchos hogares donde no salen las cuentas.

Nosotros no somos grandes cocineros ni expertos en economía, pero hay miles de blogs de donde puedes sacar ideas de platos súper económicos y especiales ahora que llega la Navidad.

Tú y tu familia sólo queréis pasar un rato en familia, disfrutar de esos días libres y vivir la Navidad juntos. Para eso no hacen falta grades comilonas de cosas carísimas, sólo tener las ganas de estar juntos. Tanto si son familiares como si son amigos, nadie te juzgará por lo que pones en la mesa, no hace falta excederse ni aparentar.

Lo primero que necesitas saber es cuántos van a estar, hacer cuentas e intentar no salirte de tu lista, porque luego en el súper es fácil que se te vayan los ojos, ERROR! y sobre todo evita las tarjetas de crédito, nos hacen perder el sentido del dinero y luego vienen los sustos.

Nosotros llevamos años haciendo lo que te vamos a contar ahora, y la verdad es que nos está funcionando de maravilla, conseguirás variedad en tu mesa y que no suponga una ruina en la casa donde se hagan las cenas o comidas.

Todo empezó cuando en casa de mi suegra nos juntábamos todos, son una gran familia y en esos días aprovechan para estar todos, la casa se llena de gente y de alegría, aburrirte no te aburres, eso desde luego. Mi suegra pasaba horas preparando unas cantidades de comida que la dejaban fundida en todos los sentidos, por lo que un año se propuso que cada uno lleváramos un plato preparado, y fue todo un acierto.

Ella no se cansa tanto y no se tiene que gastar tanto dinero y los demás podemos aprovechar para sacar nuestras artes culinarias y picarnos un poco los unos a los otros con los platos. De esta manera hay comida variada más que de sobra.

Desde entonces siempre que vamos a comer a algún sitio propongo lo mismo, el beneficio es doble, evitamos tanta horas en la cocina y tanto gasto.

– Las cenas de empresa

Las temidas cenas de empresa… si paga el jefe o la jefa genial, pero algunos hemos trabajado en empresas tan grandes e impersonales, que a nuestros jefes ni olerlos, pero aún así los compis hemos querido pasar un tiempo juntos fuera de la presión del trabajo y conocernos un poco más.

Si reservas con tiempo puedes encontrar un sitio que se adapte a vuestro presupuesto, dentro de un mismo trabajo puede haber personas que estén pasando por momentos ajustados, por lo que si buscáis un sitio económico, pasaréis un rato desenfadado y sin gastar mucho.

Con las cenas de amigos, compañeros de gimnasio, amigos de los amigos, padres del cole, hermanos, primos, y todas esas cenas que nos llenan las noches de diciembre, puedes hacer lo mismo.

– Los regalos.

Aquí va lo duro, los regalos se nos van de las manos. Lo ideal sería que cuando llega la Navidad nos tocara la lotería e ir a lo loco por las tiendas, pero eso no pasa, a mí por lo menos, que no juego no me va a pasar, desde luego.

Entre los mayores, la idea estrella es el famoso amigo invisible, compras un sólo regalo y todos reciben algo, establecer un presupuesto aproximado y estad atentos a vuestro amigo invisible para ver qué puede querer y acertar seguro. Yo soy mucho de ir soltando ideas de lo que quiero de manera muy poco disimulada.

Con los niños, ¿sabíais que la mayoría de los niños son niños hiperregalados? esto significa que reciben mucho mucho más de lo que necesitan. Presas del consumismo, estamos logrando que para nuestros niños lo importante de estas fechas sean los regalos, no el pasar tiempo con la familia, el poder disfrutar de los días libres juntos, pasear por las calles iluminadas, la ilusión por la magia…

Sabemos que salir de este bucle es muy difícil, estamos condicionados por la sociedad, ya estamos dentro y salir nos hace parecer el Grinch, mirar los precios nos hace sentir mal, comprar donde sale mas barato nos hace sentir mal, no ir a una cena nos hace sentir mal, no comer gambas frescas nos hace sentir mal y no traer todo lo que piden los niños en su generosa lista nos hace sentir muy muy mal.

Aún si tu situación económica es holgada , te vamos a explicar por qué hiperregalar no es sano para tus hijos ni cuando llega la Navidad ni en cumpleaños, santos, etc (no lo decimos nosotros, lo dicen expertos de todo el mundo).

Acostumbrarse a recibir de todo y sin medida: abrir 3 regalos generan ilusión , cuando llevan 15, están aburridos, desmotivados, poco sorprendidos y deseando abrir el siguiente para ver si ahí hay algo mejor que todo lo anterior. Si no hay nada mejor se decepcionan, y si lo hay, todo lo anterior y cientos de euros, acaban de peder todo su valor.

Los niños hiperregalados están desmotivados, los alejamos de nuestro lado con tantos juguetes, con los que compensamos nuestra ausencia, pierden la capacidad de imaginar, y sobreestimulados ante tantos juguetes que abrir en publico sin prestar atención.

Que los familiares se ponga de acuerdo para comprar entre todos un par de regalos o ayudar a los padres para comprar algo que ellos no puedan permitirse es una de las mejores opciones.

Otra opción que nosotros practicamos es la regla de los 4 regalos:

  1. Algo que sirva para llevar (ropa, zapatos, complementos…).

2. Algo para leer o educativo, pinturas, libros…

3. Algo que realmente deseen, de esa lista tan larga.

4. Algo que realmente necesiten, para el cole, para su deporte…

De momento nos está funcionando baste bien, y lo hacemos con cumpleaños y demás.

También aprovechamos para que hagan sitio para las cosas nuevas y que hagan limpieza de lo que no quiere, todo lo que está en buen estado lo donamos, aprovechamos para hacerles entender que hay niños que no reciben regalos, (según la edad que tenga se le da un motivo u otro) y que ellos no pueden acumularlos todos.

Tenemos algunas ideas para ti:

– La ropa

Quizás para algunos, ese momento de estar deseando que lleguen estas fechas para salir a lucir modelitos y pasar horas eligiendo ropa, ha quedado más que lejos.

Ahora es otro gasto más, porque ante tanto evento, repetir modelito …

Para los mayores sólo os podemos aconsejar que optéis por el negro, negro, negro, negro, elegante, y que no pasa de moda, fácil de combinar y muy favorecedor. Puedes poner el toque con los complementos, como con nuestras pajaritas, con las que marcarás la diferencia:

Para los peques tenemos un montón de conjuntos súper económicos para que vayan bien guapos sin pagar un dineral, te dejamos algunas ideas:

Esperamos que hayáis disfrutado con estas pequeñas ideas para pasar una Navidad más familiar y menos consumista.

Síguenos en nuestro instagram para ver todas las novedades y no te pierdas nuestro Blog!!

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito